INTERNACIONALESTecnología

Tesla: Inversionistas advierten sobre riesgo de burbuja

El valor de mercado de Tesla se elevó a más de US$540.000 millones, equivalente a 250 veces sus ganancias esperadas este año, lo que significa que ahora es la décima empresa más valiosa del mundo, según datos de Bloomberg.

El director ejecutivo de Volkswagen AG, Herbert Diess, ha pronosticado que dentro de cinco a 10 años la compañía más valiosa del mundo será un fabricante de automóviles. Dada la cantidad de inversionistas que han estado ofertando por las acciones de Tesla Inc. y otras acciones de vehículos eléctricos, podría suceder antes.

El valor de mercado de Tesla se elevó a más de US$540.000 millones, equivalente a 250 veces sus ganancias esperadas este año, lo que significa que ahora es la décima empresa más valiosa del mundo, según datos de Bloomberg. Un trío de grupos de vehículos eléctricos chinos que cotizan en Nueva York: Nio Inc., XPeng Inc. y Li Auto Inc., valen un total de US$154.000 millones. Ninguno de los tres es rentable y juntos entregaron menos de 30.000 vehículos durante el trimestre más reciente, poco más del 1% de los volúmenes de ventas de automóviles de Volkswagen. Arrival Ltd., una empresa emergente de autobuses eléctricos y furgonetas con sede en el Reino Unido que está a punto de salir a bolsa mediante la fusión con una compañía de adquisición de fines especiales (SPAC, por sus siglas en inglés), está valorada en casi US$16.000 millones, después de que las acciones de la SPAC se duplicaran en una semana. No comenzará a producir vehículos hasta fines del próximo año.

La revolución eléctrica es real y el alejamiento de los motores de combustión se está acelerando. Desde una perspectiva climática, es genial que los inversionistas estén asignando capital de esta manera. Aun así, las valoraciones se parecen mucho a una burbuja.

El potencial de decepción es enorme, particularmente para la nueva generación de fabricantes de vehículos eléctricos que aún no han generado ingresos significativos. Al igual que todas las burbujas financieras, esta es impulsada por sueños de enorme riqueza. Elon Musk ha superado a Bill Gates como la segunda persona más rica del mundo. El gestor de inversiones escocés Baillie Gifford & Co., uno de los primeros patrocinadores de Musk, recientemente cobró miles de millones de dólares en acciones de Tesla, pero retiene una participación de 3,7% con un valor aproximado de US$20.000 millones.

Baillie Gifford tiene más de un caballo en la carrera de vehículos eléctricos: su participación en Nio vale casi US$6.000 millones. Las acciones de la compañía china que cotizan en EE.UU. han subido 1.235% este año.

La historia reciente de Nio muestra los peligros de las acciones de vehículos eléctricos. Advirtió en marzo de una duda sustancial en su capacidad para continuar como empresa en marcha, después de haber quemado US$4.000 millones en efectivo en tres años. Sobrevivió gracias a un rescate del gobierno local. Tesla ha estado al borde de la bancarrota al menos dos veces desde 2003.

Los que ahora se unen a la carrera eléctrica afirman haber aprendido las lecciones de estas luchas cercanas a la muerte, pero hay poco que sugiera que sus destinos serán menos volátiles. La competencia es intensa, y si bien los motores eléctricos son más simples de construir que los motores de combustión, desarrollar un vehículo seguro, confiable y emocionante es increíblemente difícil.

Las gigantes titulares como Volkswagen y General Motors Co. están mucho mejor capitalizadas y tienen mucha más experiencia en la gestión de oferta y la creación de marcas. Después de un comienzo lento, se han involucrado “de cabeza” en los vehículos eléctricos. No se apartarán fácilmente.

Varios factores han llevado a las acciones de vehículos eléctricos a estas alturas vertiginosas. La Reserva Federal de Estados Unidos ha avivado un frenesí especulativo al reducir las tasas de interés a cero, y los mileniales aburridos que negocian acciones en casa en Robinhood se han contagiado de la emoción de los vehículos eléctricos.

Las compañías de vehículos eléctricos saben cómo promocionarse ante esta multitud: Workhorse Group Inc. dice que sus furgonetas de reparto se pueden combinar con un dron, mientras que XPeng enfatiza su capacidades de conducción autónoma. El modelo “Solo” de ElectraMeccanica Vehicles Corp. tiene solo tres ruedas.

Luego está la moda financiera más popular de 2020: las SPAC. Muchas se han fusionado con grupos de vehículos eléctricos, y una peculiaridad de estos acuerdos es que las compañías pueden publicar previsiones financieras plurianuales detalladas, a diferencia de una oferta pública inicial regular.

Estas proyecciones son a menudo extremadamente alcistas. Al igual que Arrival, Fisker Inc. —una empresa de automóviles eléctricos con pocos activos y cuyas acciones se han disparado—, aún no ha comenzado las ventas comerciales. Incluso Musk está preocupado por las SPAC, aunque no ha dicho cuáles.

Estas nuevas compañías afirman tener una solución para las dificultades de fabricación y los desembolsos de capital masivos que casi hundieron a Tesla. Haciendo una comparación con la forma en que Apple Inc. externaliza la producción de teléfonos para Foxconn Technology Group, Fisker planea subcontratar la fabricación de su todoterreno Ocean al proveedor canadiense de autopartes Magna International Inc. El fabricante de camiones eléctricos e hidrógeno Nikola Corp. está siguiendo una estrategia similar con sus socios GM y CNH Industrial NV.

Otros están adoptando un enfoque diferente. La empresa emergente de camionetas eléctricas Lordstown Motors Corp. adquirió una fábrica de GM y ha licenciado tecnología de Workhorse para acelerar su entrada en el mercado. Para no quedarse atrás, Arrival afirma haber reinventado la línea de ensamblaje de automóviles. Planea construir “microfábricas” más pequeñas y baratas situadas más cerca de donde se venden los productos. Una mayor automatización reducirá la necesidad de trabajo humano, dice.

Sin embargo, sin importar cómo se produzcan vehículos, hay muchas cosas que lo harán tropezar. Más de un tercio del personal de la fábrica de Workhorse ha tenido que soltar las herramientas debido a presuntas infecciones por coronavirus. Li Auto retiró del mercado los 10.000 SUV eléctricos producidos antes de junio, después de que encontrara un posible problema de suspensión. Workhorse y XPeng advirtieron recientemente sobre cuellos de botella en el suministro.

Una gran prueba para los aspirantes a Tesla vendrá cuando hayan quemado su efectivo y necesiten pedir más a los inversores de capital y deuda, como lo han hecho Tesla y Nio en repetidas ocasiones. ElectraMeccanica advirtió en sus últimas cuentas que “la capacidad de continuar como empresa en marcha dependerá de nuestra capacidad continua para recaudar capital en términos aceptables”.

Todo esto puede hacer que los vendedores en corto se laman los labios, pero el auge de Tesla muestra el peligro de apostar contra la burbuja. Nikola fue objeto de un informe mordaz de Hindenburg Research que cuestionó su tecnología y forzó la salida de su presidente. Sin embargo, su capitalización de mercado ahora supera los US$11.500 millones.

Diess puede tener razón en que los fabricantes de automóviles se convertirán en las empresas más valiosas. Sin embargo, es inevitable que algunas no lo logren.

Recuerda descargar nuestra aplicación la cual te será de mucha utilidad para esta crisis, puedes pulsar sobre este texto para ir a la Play Store de Google, está disponible solamente para dispositivos Android.

Etiquetas

ZALO CARRILLO

Sin compromiso con ningún político. Si algo de mi nota no te gusta puedes comunicarte al 32136482 y no te quejes con nadie mas que yo no tengo jefe a quien darle cuentas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Abrir chat
Hola
¿Te gustaría recibir estas noticias en tu Whatsapp?