GUATEMALASOCIALES

Las nuevas maras extorsionistas de Internet (whitemalans)

La situación actual en las redes sociales es preocupante, menores de edad  y adultos entre los 18 hasta los 30 años han formado auténticas clicas de acosadores que poco a poco evolucionan hasta convertirse en lo que más temen los guatemaltecos en su día a día, una mara.

Por: José López

Durante meses he sido víctima de acoso por parte de un gupo autodenominado «Whitemalans», conformado en su mayoría por adolescentes y jóvenes que provienen de familias disfuncionales y que la mayoría vive en pobreza o pobreza extrema, con acceso a Internet limitado pero el suficiente para realizar cosas que puede ser tipificadas como delitos en nuestro ordenamiento jurídico actual.

Junto a este grupo existen otros que su comportamiento también se asemeja al de una organización criminal como las maras, las cuales fijan un objetivo y comienza a acosarlo hasta que este cede y cumple a las demandas de los criminales, que al final todo se reduce a dinero o bienes materiales.

Tal es el caso más reciente de los delincuentes conocidos como «Whitemalans», los cuales tuvieron el tiempo de ir a acosarme incluso a la nueva red social Friiber, en donde estuvieron abriendo cuentas falsas para insultarme y continuar el acoso que iniciaron en facebook, pero vaya sorpresa me llevé cuando por fin entendí los motivos y la forma en que esto se detendría.

Esta es mi cuenta de Friiber.
Este es el motivo por el cual continúa el acoso y no se detendrá.

 

Este grupo es prácticamente una estructura criminal de extorsionistas.

Estos jóvenes se supone que son el futuro de Guatemala y desde ya están tomando el camino fácil, crear memes para acosar y sabotear páginas en redes sociales para luego exigir dinero es la forma en la que quieren ganarse la vida, estas son las nuevas maras que operan desde Internet.

Consejo para los padres de familia

Tal vez Guatemala todavía no cuenta con la tecnología necesaria para rastrear a todos estos delincuentes, pero en el futuro podrían tener en la puerta de su casa a las seis de la mañana un operativo policial por culpa de un menor que no comprende la gravedad de estos delitos, la extorsión es penada con cárcel, de igual forma el acoso.

Revisen los dispositivos móviles de sus hijos, asegúrense de que utilizan el Internet para algo útil, los jóvenes son fáciles de manipular y probablemente alguien mayor está detrás de todos estos grupos de acosadores que no se detienen hasta obtener lo que quieren.

Lo que no saben es que conmigo se toparon con un muro inamovible, no me afecta el acoso ni mucho menos les voy a dar dinero, quisiera que tuvieran el valor de venir a pedírmelo de frente para darles una lección, pero sé que como los auténticos cobardes que son, jamás harán eso.

Espero que con esto queden advertidas otras personas que podrían ser víctimas de estos jóvenes delincuentes, asimismo que las autoridades tomen cartas en el asunto, ser espectador de un linchamiento virtual es divertido pero algunas personas que han sufrido de esto incluso han decidido terminar con sus vidas, lo que pretendo es evitar una desgracia.

Sígueme en Friiber, es la nueva red social en donde estaré más activo y subiré toda variedad de contenido, pulsa o dale clic a este texto para agregarme a tus amigos.

Síguenos en Friiber, la nueva plataforma social en donde puedes expresarte libremente, pulsa o dale clic a este texto para acceder y abrir tu cuenta, regístrate y disfruta de la libertad en línea, estamos como El Nacional GT.

Recuerda descargar nuestra aplicación la cual te será de mucha utilidad para esta crisis, puedes pulsar sobre este texto para ir a la Play Store de Google, está disponible solamente para dispositivos Android.

ZALO CARRILLO

Sin compromiso con ningún político. Si algo de mi nota no te gusta puedes comunicarte al 32136482 y no te quejes con nadie mas que yo no tengo jefe a quien darle cuentas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba