NACIONALESUncategorized

De US$100 millones, ni un solo centavo ha llegado a la población en pobreza extrema

De los US$100 millones de préstamo que aprobó el Congreso en febrero del año pasado, ni un solo centavo ha llegado aún a la población que está en riesgo de desnutrición crónica, menos para dar una respuesta a quienes están en vulnerabilidad ante la pandemia del coronavirus. El último informe (agosto) del Ministerio de Salud, ejecutor del 75 por ciento, detalla que se han gastado US$456 mil (unos Q3.5 millones).

La inversión ha sido para el papeleo de identificación, diagnósticos, inicio de gestiones, análisis de base de datos, proceso de selección, perfil de consultores, planificación e información. En tanto que los siete departamentos en donde tendrían que ejecutarse los fondos, aún siguen sin ninguna intervención.

El crédito otorgado por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) va destinado para fortalecimiento de servicios de atención primaria en las áreas de intervención, infraestructura de servicios de primer nivel de atención, remozamiento y construcción de puestos de salud, agua y saneamiento, formación y capacitación de recursos humanos en salud, comunicación para el cambio de comportamiento y fortalecimiento de sistema de información para registro de usuarios.

“De conformidad con lo establecido en el convenio de préstamo deberán de contratarse profesionales”, refiere el expediente en el que detalla que al menos 40 profesionales de las áreas de gestión financiera, adquisiciones, ambiente y social tendrán que ser contratados para la implementación del proyecto.

La ejecución

El Decreto 1-2019 establece que el organismo ejecutor será el Ministerio de Salud en coordinación con la cartera de Desarrollo Social y la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan). La cartera de Salud será la encargada de manejar el 75 por ciento del desembolso y Desarrollo los 25 restantes.

El convenio firmado en mayo del año pasado establecía que los fondos serían utilizados principalmente entre 2020 y 2023 y que 2019 sería para avanzar únicamente en los procesos de administración y planificación. El Ministerio de Salud justificó que en marzo de este año recibieron Q100 millones y que con los procesos de adquisiciones “en curso” se proyectaba que la ejecución presupuestaria incrementaría de manera significativa.

“Cuando aprobamos el préstamo lo hicimos para que los recursos se utilizaran en el combate a la desnutrición y que este llegara a la población más vulnerable con inseguridad alimentaria”, indicó la vicepresidenta de la comisión de Salud del Congreso, Karla Martínez. La congresista agregó que dará seguimiento a la ejecución del programa Crecer Sano.

Maritza Méndez, titular de la Sesan, confirmó que Salud es el ente ejecutor y Sesan solo puede realizar algunas acciones a través del Ministerio de Salud. Explicó que a ellos les corresponde hacer una campaña nacional de comunicación para cambio social y de comportamientos.

“Algunos estudios que se mencionan en el informe sirven a Salud para determinar lugares donde deben de remozar o construir servicios de salud”, agregó la funcionaria.

Crecen más casos

La última Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil 2014-2015 reveló que existía un 46.5 por ciento de prevalencia de desnutrición crónica en niños menores de cinco años. Los departamentos de Huehuetenango, Quiché, Totonicapán y Sololá reflejaron altos índices de desnutrición.

En tanto las estadísticas relacionadas a desnutrición aguda durante la semana 34 (16 al 22 de agosto) reportan 20 mil 924 casos y 13 fallecidos, 9 mil 262 más en comparación con el año pasado en la misma semana.

ZALO CARRILLO

Sin compromiso con ningún político. Si algo de mi nota no te gusta puedes comunicarte al 32136482 y no te quejes con nadie mas que yo no tengo jefe a quien darle cuentas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba